• Inicio
  • Noticias
  • Carlos Castro: el inmigrante que se volvió millonario en EE.UU.

Carlos Castro: el inmigrante que se volvió millonario en EE.UU.

Actualmente tiene 64 años y recibe alrededor de US$30 millones.

  La vida del extranjero no es fácil ya que muchas veces uno puede sufrir de discriminación, problemas para legalizar papeles y/o conseguir un trabajo que permita vivir dignamente. Sin embargo, como dice el dicho, “con esfuerzo todo es posible” y la historia de Carlos Castro no está exenta de todo esto. Conozcamos el testimonio del hombre que comenzó lavando platos, pero decidió emprender y hoy es millonario.

 Carlos Castro es un hombre un salvadoreño que emigró a Estados Unidos en 1980 debido al conflicto armado que había en su país. Fue deportado por no tener papeles, pero lo volvió a intentar y esta vez fue exitosa.

 Su limitada niñez en San Salvador no le impedía ser feliz; a pesar de todo, sus padres le entregaron una buena educación, factor importante en la perseverancia que le permitió convertirse en ingeniero industrial y ser técnico en una empresa americana.

 La izquierda fue dominando a su país y aquello detonó un conflicto armado. En ese contexto, alguien le ofreció ayuda para emigrar a EE.UU.; y así, a sus 25 años, en 1980, viajó por primera vez a dicho país.

 Al ingresar al país sin documentos, fue deportado, pero con algo de ayuda logró llegar a Washintong D.C., donde comenzó lavando letrinas hasta llegar a ser ayudante de cocina. Dos años después que él, su esposa se fue a EE.UU. también y ambos consiguieron los documentos que necesitaban para quedarse.

 Ya en 1986, Carlos y su esposa comenzaron a estabilizarse producto de su esfuerzo. Cierto día surge la idea de montar un supermercado, aunque no sabía cómo, pero aun así se decidió a hacerlo.

 Luego de bastante esfuerzo y altibajos, Castro cuenta que “a los 10 (años) pude decir que me pagué un buen sueldo”; y hoy en día emplea a unas 190 personas, con dos tiendas en Virginia y una proyección de US$30 millones para este 2019.

 Actualmente, Carlos Castro se encuentra feliz y conforme de tener un buen personal que realiza un buen trabajo, cosa que le permite a él y a su esposa viajar a menudo a El Salvador.

Fuente: bbc.com